Sistemas de Gestión Energética: la ISO 50.001 (III) Cango martes, 6 de octubre de 2015 No Comment



COMPROMISO DE LA ALTA DIRECCIÓN

El compromiso que una organización ha de tener para cualquier Norma de la familia ISO que implante ha de nacer en la alta dirección de la misma para, posteriormente, recorrerla verticalmente y garantizar su éxito. 

La alta dirección asignará a un representante de sí misma para asegurar, entre otros puntos expuestos en la Norma, que el SGEn se implementa, mantiene y se mejora continuamente de acuerdo a los requisitos de la ISO 50.001. Además, y si la organización tiene la dimensión suficiente para realizarlo, seleccionará un equipo de apoyo a las actividades de la gestión de la energía definiendo sus responsabilidades, y definiendo la política energética a seguir. 

La Norma ISO 50.001 es de carácter voluntario para las organizaciones y cada una de ellas debe de analizar los beneficios que obtiene de implantarla. A continuación comentaremos algunos: 

  • Legislación: en la Unión Europea la Directiva 2012/27/UE de Eficiencia Energética en su artículo 8 expone que las definidas como grandes empresas deberán pasar cada cuatro años una auditoría energética y la primera de ellas a más tardar el 5 de diciembre del 2015. Sin embargo, si tienen implantada la ISO 50.001 quedarán exentos de la realización de las mismas. 
  • Imagen corporativa: el consumidor cada vez está más concienciado del cuidado hacia el medio ambiente y la eficiencia energética. En un mundo de recursos limitados y de altísima competencia entre organizaciones, un compromiso de mejora del desempeño energético, reducción de emisiones, residuos… reflejados tantos en certificados de normas o sellos de conformidad a esos criterios, resultan del todo beneficiosos para destacar sobre los demás. 
  • Ahorro económico: aunque la Norma ISO 50.001 no entra en los aspectos económicos derivados de su correcta implantación, cualquier organización que presente un pequeño potencial de mejora de su desempeño energético verá que económicamente va a verse beneficiado. 
  • Adquisición de buenas prácticas y sensibilización de los empleados en los usos energéticos. 
  • Cumplimiento de los requisitos legales existentes y aplicables a la organización. 
  • Ser validado como proveedor de otras organizaciones de manera automática. 
  • Validar a proveedores de la organización a través del criterio energético. 
  • La organización se moderniza, conoce sus costos energéticos por unidad producida o servicio ofrecido, sus consumos por áreas, grupos o familias. 
  • Las actuaciones de mejora se valorarán en costo, rentabilidad, complejidad… 
  • Y por supuesto, la integración a otros sistemas de gestión bajo Normas ISO como es la Calidad o el Medio Ambiente. 

A través del compromiso de la alta dirección comienza a girar la rueda/ciclo de Demming (gráfico superior) y a partir de este punto comenzaremos desarrollar los procedimientos troncales que vimos en entradas anteriores. 

El primer elemento corresponderá a la planificación energética, a través de la cual obtendremos información de los consumos de la organización para encontrar los usos significativos de la energía y aquellos factores que pueden influenciarlos.

José Antonio Fuertes Puente 
Consultor en Calidad, Medio Ambiente y Gestión de la Energía 


Este es el tercero de varios artículos relacionados con la Norma ISO 50.001 y sus características más importantes. 
Puedes comentar las entradas o solicitar más información en el siguiente link.

escrito por Vagalume Energía

Vagalume Energía es una empresa que surge para ofrecer soluciones energéticas que ayuden a mejorar el uso racional y sostenible de la energía, abarcando toda la cadena de actividades que conforman el proceso de consumo energético.

Síguenos en @ Twitter | Facebook | Google Plus

No Comment