Calderas de vapor con Biomasa en la industria II Vagalume Energía viernes, 18 de diciembre de 2015 No Comment


En este segundo artículo hablaremos de un caso concreto donde se ha hecho una transformación en el proceso de generación de vapor cambiando el combustible, de gasoil a biomasa. Dando como resultado un importante ahorro económico.

Datos de partida
 
Se trata de una fábrica con demanda de vapor en su proceso industrial y que antes de la actuación utilizaba una caldera de gasoil.
 
La caldera que sustituimos tiene las siguientes especificaciones:

Potencia: 1.345 kW
Producción de vapor: 2000 kg/h
Consumo: 138 l/h
Gasto medio en gasoil: 22.830 €/mes




Diseño

Siendo el vapor uno de los costes que más repercuten en el precio final de los productos que se fabrican en estas instalaciones, hemos hecho un estudio energético específico en este apartado llegando a la conclusión de que el cambio de la caldera existente por una nueva que utilizara como combustible la biomasa, daría como resultado un gran ahorro en la producción de vapor, una rápida amortización de la nueva instalación y un mayor margen de beneficio en los productos que vende la empresa.

Dadas las características de la sala de calderas, el espacio disponible y el consumo de la caldera, hemos optado por elegir pellet como combustible principal, diseñando un silo a medida de 32 tn de capacidad. Siendo el pellet transportado hasta la caldera a través de un sinfín también realizado a medida.

La caldera utilizada para satisfacer las necesidades de vapor tiene las siguientes características:

Potencia: 1.100 kW
Producción de vapor: 1.500 kg/h
Pirotubular con multiciclón en la salida de humos
Recuperador de gases de escape
Limpieza automática de los tubos de humos
Encendido automático mediante cañón-soplador 



Se ha optado por pellet como combustible por varias razones, por una parte se trata de un combustible normalizado, lo que garatiza valores máximos de humedad, cenizas y calidad mínima de la madera utilizada para su fabricación. Por otra parte por su densidad, que no permite almacenar 3 veces más combustible en el mismo espacio que otros tipos de biomasa, como la astilla. También por su facilidad de almacenaje en altura, flexibilidad y transporte hasta la caldera. Ideal para instalaciones como la que nos ocupa ya que el espacio disponible es muy limitado.

Recepción de materiales e instalación

Antes de comenzar la nueva instalación, retiramos la caldera de vapor existente:





Aquí tenemos la recepción de los materiales necesarios para la instalación de la nueva caldera:



 

Una vez recepcionados todos los materiales, comenzamos con la instalación.

Para ello fue necesario introducir todos los materiales dentro de la sala de calderas e ir posicionando cada uno en el lugar correspondiente con ayuda de una grúa:








Mientras acabamos de ensamblar todos los componentes en la sala de calderas, también procedemos al montaje y colocación del silo en el exterior:






Y, por supuesto, el sinfín que une el silo con la tolva de entrada de pellet en la caldera:





Puesta en marcha

Una vez los componentes en su sitio, las instalaciones eléctricas e hidráulicas finalizadas y el silo cargado de combustible, procedemos a la puesta en marcha de la instalación.

  • Para ello probamos el funcionamientos de los motores, vávulas, sinfín, sondas, etc. antes del primer encendido de la caldera.  
  • Precalentamos el hogar de la caldera de biomasa durante un día para poner el refractario en temperatura.
  • Ajustamos los parámetros necesarios en función del combustible y el régimen de funcionamiento de la instalación.
  • Comprobamos que la potencia máxima, así como la producción deseada se alcanza y que la caldera trabaja de manera automática en el régimen deseado 

Operación y mantenimiento

Este tipo de calderas tienen que cumplir el RD 2060/2008 en cuanto a materia de mantenimientos y revisiones periódicas para mantener la seguridad en la instalación.
Además, el fabricante tiene su propio manual de mantenimiento, especificando cada tipo de actuación y la frecuencia con la que se debe realizar.
Una vez instalada la caldera, hemos entregado al responsable de la empresa el manual de mantenimiento y el libro de registro de las revisiones.  

Resultados

Actualmente la caldera de vapor instalada trabaja 24 horas al día, 5 días a la semana, cubriendo el 100% de la demanda de vapor en la fábrica. Las emisiones de CO2 para la generación de vapor se han reducido un 100%, siendo la elaboración de los productos que fabrica más respetuosas con el medio ambiente. Según las mediciones y datos recibidos hasta el momento el ahorro medio en combustible es de 11.000 €/mes desde la instalación de la nueva caldera. La amortización de la instalación ha sido inferior a un año debido al alto ahorro en el combustible y a la concesión de una subvención que conseguimos para este tipo de instalaciones.


Diego Mazaira  
Consultor de Energías Renovables en Vagalume Energía
  
 Este es el segundo de varios artículos relacionados con las calderas de vapor en la industria y sus características más importantes. Puedes comentar las entradas o solicitar más información en el siguiente link


escrito por Vagalume Energía

Vagalume Energía es una empresa que surge para ofrecer soluciones energéticas que ayuden a mejorar el uso racional y sostenible de la energía, abarcando toda la cadena de actividades que conforman el proceso de consumo energético.

Síguenos en @ Twitter | Facebook | Google Plus

No Comment